miércoles, 3 de febrero de 2016

Los lápices mágicos




En una pequeña aldea entre las montañas, vivía una niña llamada Lis. Acostumbraba a jugar por el campo acompañada de su perrita Meli. Un precioso animal de pelo blanco y rizado, semejante a un pequeño corderito. Todas las tardes después del colegio iba a un lugar llamado las Zarzas, donde se alzaba un pequeño torreón ruinoso rodeado de grandes plantas espinosas y una pequeña laguna.
Aquel día Lis se encontraba cortando algunos lirios y flores silvestres para el jarrón que mamá tenía en el comedor, cuando escucho una voz que la llamaba:
-Lis, niña estoy aquíííí....
La niña miró a su alrededor sin poder descubrir de quien se trataba. A los pocos  minutos volvió a sonar de nuevo la voz. Entonces pudo ver de donde provenía. De una de la ventanas del torreón ruinoso. Allí asomaba una niña de cabellos tan rubios, que al incidir sobre ellos los rayos de sol se convertían en níveos.
En un principio sintió miedo, pero la curiosidad pudo más y poco a poco se fue acercado al lugar. La extraña figura seguía llamándola y haciéndole señas con las manos.
Lis entro en el viejo torreón. Subió los peldaños, que crujían bajo sus pequeños pies y así llegó hasta a un largo y estrecho pasillo. Entonces contemplo a la dueña de la vocecita. Poseía una larga cabellera. Tanto que arrastraba por el suelo y cubría sus diminutos pies. Los ojos eran de un azul casi cristalino. Curiosamente las orejas acababan en punta y la nariz también. Mientras dos alas casi transparentes aleteaban suavemente haciendo resplandecer todo su cuerpo.
-¿Quién eres? Preguntó Lis sorprendida.
-Soy el hada de la ilusión y la fantasía. Contestó la vocesita, sin abrir los pequeños labios.
Lis la miraba con curiosidad. Había leído muchos cuentos de hadas y le fascinaban.
-¿Quieres jugar conmigo?. Hace siglos que ningún mortal puede verme ni escuchar mi voz. Sólo tú has conseguido despertar la magia. Por eso puedo mostrarme ante ti.
Lis volvío a mirar los transparentes ojos. Ahora iluminados por la ilusión.
-¿Por qué estás aquí?. Las hadas siempre están en los cuentos de magia y fantasía.
La pequeña hada contempló a la  niña muy triste:
-Hace muchos años un mago negro me encerró en este lugar. Hizo un encantamiento para que jamás pudiera escapar. Sólo conseguiría liberarme alguien que pudiera cree lo suficiente en mis palabras y estuviera dispuesto a jugar conmigo. De los pocos adultos y niños que pasaron por estos parajes, jamás ninguno de ellos pudo escuchar mi voz. No podían sentir la fantasía y la ilusión en sus corazones. Sus almas no estaban preparadas para contemplar mi presencia.
Lis sintió sintió una gran compasión por la pequeña hadita, al comprender lo sola que había estado durante todo ese tiempo. Con mucha ternura la tomó de las manos y le dijo:
-Ya no estarás nunca más sola. Desde hoy todos los días jugarás conmigo.
La niña y el hada jugaron a muchos juegos diferentes. El hada tenía fantásticos juguetes que hacían las delicias de Lis. Pequeñas muñecas que hablaban, lloraban y reían como los humanos. Caballitos que surcaban el cielo con sus alas multicolor y sobrevolaban la laguna entre las risas y cantos de las dos amigas. Una cocinita mágicas que cocinaba de verdad, donde todos los días preparaban la fantástica merienda de galletas y chocolate.
Así fueron pasando los días y el torreón en ruinas se convirtió en un lugar maravilloso, lleno de luz, ternura, magia y fantasía.
Una tarde el hada se sentó en una de las sillas de juguete e invito a Lis a hacer lo mismo.
-Quiero darte las gracias por tu bondad pequeña amiga. Me has hecho muy feliz. Has conseguido transformar mi cautiverio y devolverme los poderes que el Mago negro me arrebató hace tanto tiempo. Ahora amiga mía debo marchar al País donde pertenezco. Allí están todas las hadas. Debo contribuir junto con mis compañeras a que siga existiendo la ilusión y la fantasía entre los humanos.
Lis se puso muy triste al escuchar estas palabras y las lágrimas empezaron a rodar por sus mejillas:
-¿No te volveré a ver más?. Te voy a echar mucho de menos.-Susurró entre lágrimas.
El hada la rodeo con sus alitas, abrazándola tiernamente.
-No llores mi pequeña niña. Me veras siempre que tu quieras. procura que nunca muera la ilusión y la fantasía en tu corazón. De esta forma yo nunca moriré y siempre estaré a tu lado.
Después de estas palabras tomó una caja de lápices de colores, que desprendían un maravilloso olor a frambuesa y la entrego a la niña diciéndole:
-Este es mi regalo para ti. Estos lápices llevan la magia de tu corazón. Con ellos cualquier cosa que dibujes se convertirá en realidad. Siempre que lo necesites puedes usarlos. Utilízalos siempre desde la bondad de tu corazón. Si alguna vez los emplearas de otra forma, la magia desaparecería y se convertirían en una caja de lápices como los demás.
Y así el  hada de la fantasía y la ilusión marchó de aquel lugar para volver al País donde todas las hadas vuelan sobre flores maravillosas jamás contempladas por ojos mortales. Las que deprenden la magia y la ilusión que llega hasta el mundo de los humanos.
Lis guardó siempre la caja de colores mágicos. Este fue el legado que pasó de generación en generación entre sus descendientes. Lo que ocurrió con aquella caja de colores es otra historia que formará parte de otro cuento.
No olvides tener siempre ilusión y llevar la fantasía dentro del alma, para que el hada pueda vivir en tus sueños y en tu vida. Deja que el niño que llevas dentro juegue libre y feliz. Déjalo soñar.

Safe Creative #1602036426763

8 comentarios:

  1. ¡¡Me ha encantado!! Está lleno de magia y ternura. Todos los relatos que hablan de seres que pueden ver a las hadas y contactar con ellas me fascinan, yo también tengo alguno así, y éste me ha emocionado. Es delicioso y espero tener la ocasión de leer el relato acerca de los lápices de colores, promete ser tan mágico como este.
    Un beso enorme, amiga, felicidades por este cuento

    ResponderEliminar
  2. felicidades por este cuento me ha fascinado

    ResponderEliminar
  3. Estimada amiga Chari los lápices de colores tenían algo especial para mi cuando era niña. Siempre dibujaba mientras mentalmente creaba la historia, el mundo mágico que yo deseaba crear. Eran tan mágicos para mi, que incluso cuando cerraba los ojos y sentía el olor que desprendían, era como si pudiera entrar en el mundo de las hadas y la fantasía. Tú ya sabes como son los niños y yo era una niña con todo lo que eso representa. Un abrazo amiga. Gracias por estar.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias ana maria. Hoy nuestros niños interiores han volados felices entre la magia y la fantasía. Me alegro mucho que te haya gustado amiga. Un abrazo. Feliz tarde de miércoles.

    ResponderEliminar
  5. Un cuento precioso, Tintero, y con una enseñanza muy importante: ¿qué sería de nosotros si no tuviéramos más que la realidad? Procuremos seguir el consejo del hada :))

    Me ha gustado mucho, gracias por compartirlo!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Julia. Es cierto amiga, de vez en cuando hay que soñar, es un gran remedio para muchos males. ¿Qué sería de nosotros sin los sueños y la fantasía amiga?. Un abrazo. Feliz día de jueves.

    ResponderEliminar
  7. Además de haber plasmado una entrañable historia llena de ternura e imaginación desbordante, este cuento tan bello encierra varios mensajes para reflexionar, lo cual lo enriquece más aún, según mi modesta opinión. Un gran mensaje es que nunca deberíamos de infravalorar al niño que llevamos dentro, porque él es quien de verdad nos conoce mejor y sabe darnos buenos consejos. Otro mensaje está en la gran importancia de la imaginación para realizar nuestros sueños, en cuanto a la fantasía hay que andar con cuidado porque nos puede encerrar dentro de un bucle de donde ni siquiera llegamos a ser conscientes del engaño, puesto que enreda la mente y la mantiene sometida a una idea fija, perdiendo el tiempo, sintiendo que es irreal y que no se consigue nada concreto, cosa que con la imaginación la libertad del pensamiento es enorme llegando a materializarse.
    Muchos besitos

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Estrella por tu comentario, para mi es muy valioso y también tu análisis sobre la historia, me ayudan mucho. Un abrazo enorme amiga. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar