jueves, 30 de enero de 2014

El burrito de ojos de cristal acharolados

Dulzura/smoothness (I.M.S.T.)
Tenía los ojos de cristal acharolados. Miraba con grandes pupilas, como platos de porcelana relucientes.

Pobre burrito mío. Pobre peluche grande, derritiéndose lentamente bajo el tórrido sol.


Nació para sufrir. Vino a este mundo para que alguien cargara sobre él las alforjas hasta hacerlo reventar.

Se me desgarraba el corazón al contemplarlo intentado sostenerse en pie. A pesar de mi corta edad quería hacer algo para evitar su sufrimiento, pero en el fondo de mi alma era consiente de que no podía hacer nada. Quizás ofrecerle un trozo de pan para calmar su desconsuelo. Pero no era suficiente. Alguien aparecía de pronto y se lo llevaba por los caminos polvoreamientos, con las alforjas casi rozando el suelo. Mi pobre burrito murió en el tiempo. Su corazón descansó en paz. Nadie volverá a cargar sobre él el peso que su frágil cuerpo no puede sostener.

Pregunta sin respuesta y sin final:

-¿Por qué los seres humanos a veces no ven el dolor ajeno o no quieren verlo?.

Mi pobre burrito era un platero hermoso y suave y nadie vio nada más que aquello para lo que creían que había nacido.

Un día murió como todo muere en el tiempo. Su corazón dejo de latir. Sus ojos de cristal acharolados dejaron de mirar las estrellas y la luna. El sol se oculto para siempre en su camino.

Los burritos de ojos acharolados siguen naciendo y alguien vuelve a cargar sobre ellos el peso que no pueden sostener.

¿Por qué...?

 Safe Creative #1401309968890

2 comentarios: