jueves, 20 de febrero de 2014

Las Legañas de la ambición y la envidia

Spider woman
La ambiciosa-legañosa esperó una eternidad para lograr su objetivo. Tenía el alma llena de legañas y el corazón cubierto de pelos como serpientes.
Siempre hizo las cosas de forma educada. De forma especial. De esa forma bien vista por la ciega sociedad.Tal vez ocurre que la sociedad no es tan ciega y simplemente le resulta más cómodo no ver lo evidente. Ella cada día toma un elixir que fabrica con sus propias manos, para fortificar la lengua en el arte de la manipulación. De esta forma puede esparcir palabras con apariencia de flores que en realidad son culebras venenosas.
La ambiciosa-legañosa tiene otra característica que la define:
Han de saber que cojea de envidia. A consecuencia de esto una de sus patas se vuelve verde aceituna  cuando algo le roe las entrañas.
Hace un tiempo dejó parte de su sangre  en una fachada bien vista tras pagar por ello, con el objetivo de que la pintaran bien y la perfumaran. De esta forma la apariencia podía resultar hermosa. "Endiñó el parné  necesario" para hacer una gran ficción de bondad y bien hacer. Ella metió todas las   pertenencias en una maleta donde no cabe el alma de un ser humano y dijo como el que come una pizza de piñones:
-Nos vamos de paseo.
El paseo no ha tenido final y las gotitas de sangre con el mismo RH esperan cada día sin resultado volver a su ventana bordada de flores.
Ha conseguido al fin, después de infinidad de teatros e intrigas su anhelado objetivo. Ahora puede hacer todo aquello que quiera, sin tener en cuenta nada ni nadie. Ha encontrado la forma perfecta de engañar a todos con su buena cara, su alargada sonrisa y sus palabras: «Lo he hecho todo por su bien» ...¿O quizás no existe tal engaño y solo es el resultado de hacer la vista gorda una vez más?.
Lo que más le duele y le escuece en el alma es que  hay alguien que la conoce demasiado bien y no consigue que confunda flores con 
culebras venenosas.


 Safe Creative #1402200203103

No hay comentarios:

Publicar un comentario