jueves, 3 de marzo de 2016

Retazos 1


Quizás nunca entendiste nada o tal vez  fui la rara en aquel teatro de marionetas, donde podía ver los hilos que manejaban cada movimiento.
Puede que no tuvieras corazón o probablemente olvidaste el alma antes de nacer, colgada en algún jirón del tiempo.
Es posible que perdieras los sentimientos o alguien te los robara y ya no podías sentir nada.
No se que pudo ser aquello que cubrió tus ojos y tus oídos. Aquello que te hizo sentir con derecho a dañar tanto.
El dolor llegó en el momento justo. Sin pedir permiso, sin avisar. Allí estaban mis ojos de terciopelo, mirando sin entender. Sin poder apartar la mirada de aquello. Buscando una respuesta, entre el aire y el cielo azul. Busqué en las charcas de peces cabezones, donde la cigüeña patas largas pescaba con total impunidad. Examiné los grises días de invierno y los luminosos momentos de primavera. Pero no existía nada, todo era silencio. Silencio de margaritas amordazadas con velos negros. Silencio de amapolas llorando lágrimas de sangre, entre espigas maduras.
El columpio balanceado por el viento hablaba de libertad, pero sólo eran alfileres negros clavados en el corazón y burdas puntadas para coser los labios y el alma mientras confeccionaban la pequeña mortaja negra, sin flores ni ataúd de nácar. 
Allí arriba seguía estando el cielo como un espejo. Demasiado inmenso, demasiado lejos de mis pequeños pies. Abajo el abismo infinitamente negro y entre el abismo y el cielo un árbol de verdes hojas y ramas gruesas. El camino por el que mis pisadas mantenían el equilibrio para no caer en el foso oscuro donde manos cadavéricas imploraban mi presencia. Mis ojos de terciopelo buscaban el cielo tan hermoso, tan inmenso, tan lejano. La yerba sabia demasiado verde, demasiado amarga. Faltaba algo para que la vida habitara en aquel lugar de almas
muertas.
Safe Creative #1603036765500

4 comentarios:

  1. esta entrada me ha llamado mucho la atencion y me ha fascinado te acabo de leerte tintero

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias ana maria. No se muy bien como calificarla, pero de todas formas me alegra mucho que te haya gustado. Un abrazo. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Desgraciada experiencia, que en este relato tal vez sea un ejercicio de imaginación pero que sin duda lleva implícito una enseñanza acerca del trauma emocional que suelen causar ciertas personas negativas y egocéntricas.
    Besos y me ha gustado el propósito de tu relato, amiga Tintero Creativo.

    ResponderEliminar
  4. Querida amiga Estrella muchas gracias. Es un texto bastante duro y sí hay personas en esta vida muy negativa que siempre el mal por donde pasan. Un gran abrazo amiga y muchas gracias.

    ResponderEliminar