jueves, 15 de agosto de 2013

El escultor y la estatua


Se enamoró de un estatua sin vida,
una estatua de duro corazón de yeso
sin piel, sin lágrimas en las pupilas.
La encontró un día de lluvia,
tirada en un viejo vertedero, 
rota, sucia, abandonada,
sobre una mohosa pileta.
Sin que nadie la buscara,
Sin que nadie la quisiera.
-----------------------------
---------------------------- 
Sin apenas darse cuenta
se prenda de la belleza
de las gritas de su alma
y la toma entre los brazos
con exquisito cuidado
y máxima delicadeza
La lleva a su jardín
coreado por la vida,
como la más bella 
princesa.
-------------------
-------------------
Entre las manos modela
el cuerpo de nuevo,
con ternura, con paciencia
con esmero.
Cubre cada una de las grietas, 
borra las roturas grises de sus pasos.
Quiere hacer de ella la más hermosa, 
recrearse en la belleza más gloriosa.
-------------------------
-------------------------
Cuando el artista termina la obra,
la coloca junto a la fuente 
de peces de colores bulliciosa
 y la contempla embelesado.
------------------------
------------------------
 sin saber el como ni el porque,
una grieta enorme se abre  
 en el   pecho inmaculado.
Asustado se acerca a ella 
con la herramienta de cincelado
para reparar posibles desperfectos
no vistos antes ni encontrados.
--------------------------
--------------------------
Y sucede el gran prodigio,
y sucede el gran milagro:
La estatua de yeso alza la mirada
 dejando  oír la voz de  fría talla:
-Buscas las belleza de tus ojos,
la materia de este mundo sin amor,
de yeso es mi viejo corazón,
desperfecto, lleno de grietas,
libre y feliz en su imperfección.
Tus manos me modelaron
buscando la belleza sin valor, 
pero dentro de tanta perfección 
está mi esencia, sigo siendo yo.
¡Mira artista!
¡Mira las grietas de mi alma!, 
está pintada de gris, se resquebraja.
Devuélveme a mi lugar olvidado, 
déjame seguir siendo la fría estatua, 
deja que sobre mi se posen los pájaros 
Llévame a mi vieja pileta, 
donde crece libre la yerba entre musgo
verdinoso, 
déjame artista ser la estatua que era.
--------------------------
--------------------------
El hombre cae de rodillas ante ella,
con lágrimas en los ojos 
comprende su gran torpeza.
Ella murió hace siglos, 
 pero él está muerto sin ella. 
La quiso traer de nuevo a la vida 
 y sólo consiguió aniquilar 
la belleza de su esencia.

Safe Creative #1308155592333

2 comentarios:

  1. Bonito poema y en tu voz suena bello de verdad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Amiga María muchas gracias. Siento en el alma no haber podido responder antes a este comentario. Con los cambio de interfaz de blogger, no sabia por donde empezar. Muchas gracias otras vez y mil disculpas. Un abrazo.

    ResponderEliminar