miércoles, 7 de agosto de 2013

La huérfana

"AYUDAME A CRUZAR"

Había nacido sin pedirlo, como nacen todos los niños en este mundo. Sin elegir lugar ni progenitores y el acontecimiento no fue esperado ni deseado. Fue repudiado desde el mismo momento en que fue concebido. En un mundo demasiado áspero para un ser tan pequeño y vulnerable.
No nació entre unos brazos abiertos al amor, los que la sostuvieron al llegar a este mundo sólo albergaban repudio y amargura.
A las pocas horas de su nacimiento, cuando aún su delicada piel no se había acostumbrado a la vida, fue abandonada a las puertas de un horfanato donde recogían a los que no tenían ni nombre ni cariño.
No pasó mucho tiempo en aquel lugar sombrío. A la edad de cinco años fue dada en adopción a una familia adinerada. Con demasiado dinero y muy pocos sentimientos, que no merecía hacerse cargo de aquel pequeño ser. La enseñaron a lavar, a poner la mesa y a otros quehaceres productivos. A todo menos a jugar.
Despectivamente le llamaban "LA HUÉRFANA". La acaudalada madrastra que en vez de una hija recogió a una criada de por vida a bajo coste. El precio, un plato de comida y ropa usada de sus hermanastras.
Cuando cumplió siete años empezó a darse cuenta, su vida no era como la de las demás niñas de su edad. Las demás tenían una familia. En cambio ella estaba sola. En esos momentos en sus oídos resonaba el nombre que le pusieron al llegar a aquella casa "HUERFANA".
Llegó su octavo cumpleaños, sin pastel ni velas. Sin las canciones que siempre escuchaba en ese día especial, pero que nunca eran para ella, a pesar de que también cumplía años como los demás niños. Ella había nacido sin derecho a nada.
Esa misma noche tras haberse acostado con un escaso plato de sopa, escuchando las quejas de su estómago, la habitación se lleno de una hermosa luz celeste. Se asustó mucho. No sabia si era culpa de ella que estuviera pasando aquello tan extraño. Tenía miedo de recibir otra de las muchas palizas que le propinaba su madrastra. Pero pronto comprendió que no era ella la que lo provocaba. A su lado apareció un joven alto, de rostro angelical que le hablo con gran dulzura:
Mi pequeña niña he venido a darte una gran noticia que te va a alegrar mucho.
Todos te llaman huérfana, pero no lo eres. Tienes unos padres  maravillosos.
La niña lo miro con extrañeza y dijo:
-Esto tiene que ser  un sueño, voy a despertar en cualquier momento. Yo no tengo a nadie. No puede ser verdad, sólo es un sueño.
El bello joven siguió hablando con ternura:
-No es un sueño. Me han pedido que venga a buscarte, quieren tenerte a su lado.
-¿En serio? Dijo la niña abriendo mucho los ojos
-¿Cómo es mi madre?. No la he visto nunca.
-Tu madre es muy hermosa. Vive en el cielo rodeada de azucenas y de ángeles. Su nombre es «Milagrosa» Porque la luz de sus manos y de su alma puede lograr cualquier petición que le hagan.


-¿Y  mi papa? Volvió a preguntar la niña emocionada.
-Tu padre es luz divina. La luz que sólo puede ser vista con los ojos del alma.Su nombre es Dios.
La pequeña no salía de su asombro llena de curiosidad volvió a preguntar:
-¿Tú quién eres?
Mi nombre es Miguel. Mi misión es llevarte a su lado. Mi espada ha sido templada por la justicia divina. Mi pie está sobre la cabeza de aquel que tiene la sierpe en el el alma y de todos aquellos que destruyen la inocencia más pura de este mundo con sus acciones llenas de maldad.
Aquella noche la pequeña huérfana exhaló el último suspiro. Pronto se reunió con sus amorosos padres con el corazón lleno de felicidad.
A la mañana siguiente al entrar en la habitación de la niña encontraron el cuerpo sin vida rodeado de hermosas azucenas blancas en las cuales brillaban misteriosas gotas de rocío.
En su pequeño rostro tenía una hermosa sonrisa de paz.
Nunca se descubrió el motivo por el cual a la semana siguiente ardió la mansión de la acaudalada familia. Nadie escapó de las llamas del terrible incendio. Los vecinos comentaban entre ellos los hechos acontecidos y como había visto a un hermoso joven que no parecía ser de este mundo entrar en la casa. Algo parecido a un guerrero celeste que llevaba una extraña espada azul en una de sus manos.



Safe Creative #1308075546454

2 comentarios:

  1. Qué bonita historia!!! La vinieron a buscar, su alma era pura y no podía continuar al lado de tan negativa energía. Evolucionó deprisa en aquella vida.

    Te felicito por tus hermoso relatos, están llenos de ternura y a la vez diría de una tímida realidad.
    un beso. felices sueños.

    ResponderEliminar
  2. Estimada Mila muchas gracias por tu lectura y comentario. Sí, era un alma pura de evolución muy rápida, en poco tiempo hizo todo el camino que necesitaba hacer. Por supuesto que se puede dar esta realidad, no exactamente así, esto es una alegoría. Pero si se pueden dar casos muy similares y como tú bien dices no podía continuar al lado de tanta energía negativa.

    ResponderEliminar