viernes, 13 de diciembre de 2013

Viaje sin retorno

Etapas (I.M.S.T.)
Todos subimos al tren de la vida. Nos acostumbramos tanto a él, que olvidamos que el viaje llega a su final y no existe la posibilidad de sacar billete de regreso.
En la niñez nuestras almas vuelan sobre montañas de fantasías. Soñamos con el corazón tierno del niño que abre los ojos a la vida. Un día sin apenas darnos cuenta llega el tiempo de jugar a ser mayores entre el chuf-chuf-chuf y el humo de la vida. Nos convertimos en adultos . Pasamos por parajes maravilloso en los que se dibuja el amor y también desoladores en los que nuestra alma llora sin consuelo. También cruzamos peligrosas ciénaga, donde podemos contemplar estampados sobre el sieno los monstruos del miedo. Entre parada y parada nos miramos al espejo y descubrimos los primeros copos de nieve sobre nuestros cabellos. La cicatrices de los años sobre nuestros huesos también se hacen presentes, mientras el tren sigue adelante sin detenerse. 
Un día nuestra mirada cansada se posa sobre el milagro de un nuevo y hermoso retoño. Nos contagiamos de la vida recién estrenada. De la sangre nueva que comienza el viaje.
Cuando llega nuestro momento la estancia se llena de olor a rosas, a cirios y madera barnizada con sabor a lágrimas y a recuerdos. El tren ha llegado al final. Es la última parada. Ha llegado el momento de bajar y dejar a nuestras almas cruzar hacia su destino.
---------------------------------------------------------------------------------
«Vive cada momento como si fuera el último que vas a respirar.Todo tiene un final. La vida también lo tiene»

«Desecha el odio, la envidia, la avaricia y todo aquello que roba la felicidad a tu corazón. Es una carga demasiado pesada para llevarla sobre tus hombros. Es bueno y reconfortante viajar ligero de equipaje »
«Mira el paisajes por el que pasas en cada etapa de tu vida. Asimila toda la enseñanza que cada uno de ellos te transmite. No olvides que el billete tiene fecha de caducidad.»



Safe Creative #1312139583934

6 comentarios:

  1. Qué buena reflexión, me encana sobre todo la última frase, en la que lo resumes todo. Si no disfrutamos del "paisaje" que recorremos en nuestro camino de la vida ¿qué nos queda? Es muy bonita toda la analogía que haces al hablar del tren de la vida, me ha encantado. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. Estimada Chari muchas gracias por pasar y también por tu comentario. Es cierto amiga, en realidad la vida es un regalo y es puro aprendizaje. Te deseo un hermoso día. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Nada quisiera menos que plagiar un comentario, pero como dicen más arriba la frase final es encantadora. Hay que aprovechar cada segundo de esta vida. Un día llegaremos a esa fecha de caducidad y agradeceremos poder mirar atrás sin arrepentirse de nada. Y, sobre todo, "mira el paisaje por el que pasas en cada etapa de tu vida". Hay que ver la vida como un camino, no como una meta. Está bien centrarse en un objetivo, pero hay que disfrutar la senda que recorremos para alcanzarlo. (Al menos eso he entendido yo).
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Así es Umberto. Muchas gracias por pasar y por tu comentario. La vida es un regalo y por desgracia tiene fecha de caducidad. Un saludo, feliz día de miércoles.

    ResponderEliminar
  5. Amiga,me has dejado pensando con tu reflexion. Creo que en este viaje que es la vida, lo importante, al menos para mi, no es la meta en si, si no haber disfrutado del viaje cada instante y aprendido, porque es lo unico que nos queda al final del camino.

    ResponderEliminar
  6. Estimada estela así es. Como tú bien dices, el aprendizaje es lo único que nos queda. Muchas gracias por tu comentario y por pasar amiga. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar