jueves, 6 de agosto de 2015

Mira debajo de la cama (Terror)

Mujer serpiente

Lisa se puso el pijama como todas la noches y se dispuso a meterse en la cama. Por la ventana entraba la luz de la luna iluminando toda la habitación como si fuera de día. De repente recordó aquellos cuentos que Elsa le contaba cuando aún no habían dejado atrás la adolescencia. Aquel cuento..hum..., ummm..., hmmm..., mmm... . 

Intentó recordar aquel cuento que hablaba de algo que tenía que ver con el sueño. Al fin lo recordó: Elsa le contó un cuento al que tituló «Mira debajo de la cama». Un terrible cuento que la mantuvo mirando debajo de la cama durante un año entero, para comprobar que todo estaba normal y que podía dormir tranquila. 

Pero que tontería a su edad pensar en ese tipo de cuentos. Había dejado de ser una adolescente miedosa. Casi esbozó una sonrisa pensado en aquellos miedos infantiles por los que todos pasamos alguna vez. Hacía tanto que había perdido el contacto con su extraña amiga Elsa. 

El sonido sonó intenso y corto. Como si alguien rascara con las uñas en el pavimento: -SCRATCH.... Deshecho la idea. Seguro que era la vecina que limpiaba la escalera de su casa. Tenía la maldita costumbre de rascarla. Con lo tarde que era y ponerse a limpiar. Esa mujer es una fanática de la limpieza -pensó. 

Otra vez sonó en el silencio de la noche. Esta vez más largo y seguido: SCRATCHSCRATCH... De un salto se sentó en la cama. Odiaba admitirlo, parecía provenir de debajo de la cama. Sintió como el vello se le erizaba y un sudor frío empezó a deslizarse por la columna vertebral. El sonido volvió a repetirse: SCRATCHSCRATCHSCRATCHSCRATCH... Tenía que salir de la habitación. No podía soportarlo más. Para ello debía poner los pies en el suelo. Eso significaba ponerse a nivel de aquello que sonaba debajo de la cama. Parecían unas terribles uñas rascando el pavimento. Otra vez se escuchó en el silencio de la noche: SCRATCHSCRATCHSCRATCHSCRATCH... 

Primero puso un pie con mucho cuidado hasta percibir el frío del suelo sobre la planta. Después lentamente el otro. De repente sintió como algo frío y viscoso se enroscaba alrededor de su tobillo derecho. El grito sonó desgarrador: -ARGHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!! 
 Intento safarse de aquello sin conseguirlo. Estaba fuertemente aprisionada. Hizo un tremendo esfuerzo para sobreponerse al terror que agarrotaba todo su cuerpo. 

Consiguió agacharse y mirar debajo de la cama. No podía ser. Era imposible. Tenía que ser una terrible pesadilla: -Era su amiga Elsa. La cara de su amiga Elsa con la expresión de siempre, pero había algo más. Aquello no era el cuerpo de Elsa, era el torso de una terrible y grotesca serpiente con dos manos cadavéricas de uñas afiladas, que sobresalían de los muñones que tenía a ambos lados. Los dientes afilados se dejaban ver a través de un enorme agujero sin labios. La voz oscura y cavernosa sonó como un martillazo en los oídos de Lisa: 
-Querida amiga cuanto tiempo sin verte. Has mirado debajo de la cama. 
-Tengo mucha hambre 
-¿Me invitas a cenar?
 Safe Creative #1508064833606

No hay comentarios:

Publicar un comentario