jueves, 8 de septiembre de 2016

La autómata


No puedo abrir los labios. 
No puedo gritar lo que siento
si lo hago amiga mía,
el dolor me traspasa,
mi alma se resquebraja
y muero sin remedio.
No puedo gritar a la vida,
no puedo gritar al tiempo.
Todo quedó atrás,
todo quedó en silencio.
Debo cerrar mi corazón, 
proteger mi alma,
que no sienta demasiado.
Debo ahogar mi voz, 
 ahogar mi sentimientos.
Ser sólo un robot, 
sólo tuercas y circuitos,
mi alma aletargada,
mi corazón está muerto.
Tengo que correr un velo,
alejarme con cautela
de mis propios sentimientos,
amortajarlos en una tumba
tapiarlos muy adentro,
para no sentir nada
porque si siento me muero.
Safe Creative #1609089133129

2 comentarios:

  1. Es lo único que le pasa al autómata que no tiene sentimientos. Buena poesía. Un
    abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias María por tu comentario. En este caso le puse unas lágrimas en el rostro. Creo que es consciente de lo que le ocurre, pero quizás lo que siente le duele demasiado y no se permite sentir para protegerse. Feliz día amiga.

    ResponderEliminar