lunes, 31 de octubre de 2016

Especial noche de Halloween 2016 " La noche de los monstruos" ( audiovídeo terror)



La historia que hoy voy a relatar ocurrió en una fría y oscura noche de Halloween, hace muchos años.
Tres amigas decidieron tomarse unas pequeñas vacaciones y pasar unos días en un hotel, al lado de la costa. La temporada era baja y los precios económicos.
Aprovechando la bajada de precios, Ana, María y Luisa hicieron las maletas y tomaron el primer tren de la mañana.
Al llegar al hotel les recibió una señora de pelo blanco, recogido en un pequeño moño.
- Hola chicas, bienvenidas. Este lugar es maravilloso. Lo vais a pasar de muerte.
Después las condujo a la habitación. Una gran suite con tres camas, colocadas expresamente para ellas.
Ana dejó la maleta sobre la cama y exclamó:
-¡Chicas por fin nuestras ansiadas vacaciones y esta noche es Halloween!.
Luisa la miro unos segundos y continuo deshaciendo la maleta, mientras proponía con voz misteriosa:
-Podemos disfrazarnos. Cuando contraté el viaje, me dijeron que la noche de Halloween hacen una fiesta de disfraces. 
Las tres amigas recorrieron el pueblo buscando la vestimenta adecuada para la gran noche.
Ana se disfrazaría de momia, María de vampiresa y Luisa de payaso.
A las doce bajaron a la planta baja y siguieron el sonido de la música, hasta llegar al lugar de la celebración.
Entraron en un amplio salón.  Drácula presidía la mesa. Brindado con los zombies, momias y demás monstruos, con sendas copas de sangre roja y espesa. Las tres amigas estaban encantadas. Los efectos especiales eran maravillosos. No se podía distinguir la ficción de la realidad. El conde las invito a sentarse y a que brindaran con ellos. María dio un sorbo a la copa. Un grito inhumano brotó de su garganta: 
ARGHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!. 
-¡Es sangre, sangre de verdad!- Exclamó. La expresión de terror se fue transformando poco a poco en una mueca de asco.
María y Luisa la miraban atónitas, sin atreverse a probar la bebida, con la duda se si aquello era cierto o sólo una broma de María. El conde las contemplaba con un brillo siniestro en las pupilas. Después se levantó y bordeo la mesa, hasta llegar a la altura de las tres amigas. Tomo a María de la mano y la invitó a bailar. La muchacha estaba poseída por una fuerza extraña y seguía todos sus pasos. La momia de Tutankamón estaba  sentada al lado de Ana. Con movimientos grotescos tomo a la muchacha de una mano y la arrastró hasta la pista de baile. Ana no podía hacer otra cosa más que seguir sus pasos, como una autómata conducida por el miedo.
De pronto un demoníaco payaso se levantó de la mesa y se acercó Luisa, haciéndole una graciosa reverencia para que le siguiera a la pista. Luisa poseída por una fuerza extraña, se unió a su pareja en la pista de baile.
A la mañana siguiente el sol se dibujaba en el horizonte. El hotel estaba  silencioso. No había rastro de las extrañas criaturas de la noche anterior, ni de las tres amigas. Sólo una mujer de cabellos blancos recogidos en un pequeño moño, permanecía detrás del mostrador, mientras colocaba un gran un cartel que decía:
«Hagan sus reservas precios bajos»
Disfruten de la estancia. 

  Safe Creative #1610319592159

4 comentarios:

  1. Vaya cualquiera va a reservar una habitación en ese hotel. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué barbaridad! Una historia para hacer película, es cierto que sabiendo que la realidad supera la ficción todo acontecimiento siniestro puede llevarse a cabo. Los fantasmas pueden ser los que "creen" que no lo son.

    Esas chicas fueron bien hiznotizadas por los personajes, en "Halloween" puede ocurrir cualquier cosa. Y la señora del cabello blanco, muy sospechosa.
    Buen relato de miedo, apropiado para la fecha, me encantó leerlo.

    ¡Un abrazo,amiga!
    Disfruta del día.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Maria del Carmen por tu visita y comentario. Amiga las cosas a veces no son lo que parecen. La realidad y la ficción se pueden confundir, como ocurre en este cuento. Ellas pensaban que todo formaba parte de la fiesta, que todo era un montaje y resultó ser la pura y dura realidad. Feliz Halloween amiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Estimada Mila muchas gracias por tu visita y comentario. Lo cierto es que a mi estas fechas me inspiran respeto y me gusta pasarlas en casa con la familia. Así es la realidad muchas veces supera la ficción. Ellas pensaban que sólo eran efectos especiales muy bien logrados, hasta el punto de parecer reales. La señora del cabello blanco es un punto y aparte amiga. Es la pantalla que oculta la verdadera realidad. Un abrazo estimada Mila y feliz Halloween.

    ResponderEliminar