lunes, 10 de octubre de 2016

Juego macabro (Micro de terror)

Ella jugaba a un juego poco convencional. Solía utilizar velas negras para iluminar la estancia. 
Buscaba en un cofre muy antiguo, legado de su bisabuela, los naipes de la vida y los barajaba una y otra vez. Mientras hacía estas preparaciones sobre las paredes se proyectaban figuras escalofriantes. Hasta el mismo satanás acudía al aquelarre. Ella jugaba con la vida y la muerte. Sus ojos que antes habían sido azul como el mismo cielo, se habían tornado negros como la pez. La maldad había hecho la aparición en ellos, confiriéndoles un brillo siniestro. El día de todos los difuntos se dispuso a hacer su juego magistral, el más perfecto de todos. Pero olvidó un detalle importante, la protección que siempre llevaba, una extraño símbolo de plata antigua, procedente en un viejo cementerio, que ella misma había ungido con una poción mágica y fue ese día tan señalado cuando acabó convertida en una marioneta del lado oscuro. 
Safe Creative #1610109420433

2 comentarios:

  1. Muchas gracias María del Carmen por tu visita y comentario. Te sorprendería amiga si supieras la cantidad de gente que es capaz de cualquier cosa, incluso de vender su alma, por conseguir en esta vida lo que quieren. Un abrazo.

    ResponderEliminar